Según Pegasystems, proveedor líder en BPM y tecnología basada en reglas de negocio, a la vista del lanzamiento provisional de los instrumentos de pago de la SEPA (zona única de pagos europea) en enero de 2008, el interés se ha desplazado hacia aspectos de implementación más prácticos.

Jeremy Payne, director de marketing para Europa de Pegasystems explicó que «se ha producido un cambio radical con respecto al año pasado» debido a que «hace un año, por todos era sabido que el sector bancario estaba sufriendo un doble revés debido al aumento de los gastos y al descenso de los ingresos. Aún así, como el año 2010 aún quedaba lejos, todo el mundo hablaba pero nadie actuaba».

El directivo agregó que «para aquellos bancos que decidan no externalizar sus actividades de pagos internacionales, es un factor esencial la resolución de los problemas administrativos y técnicos que surjan de la convivencia de los sistemas existentes y la SEPA durante el periodo de transición. No obstante, el principal objetivo es conseguir que este periodo de operaciones paralelas sea lo más corto posible”.

Los últimos estudios del sector bancario refuerzan este punto de vista. El informe World Payments Report de 2007 confirma que “para los bancos, el coste derivado del cumplimiento normativo seguirá siendo elevado. La repercusión de los cambios regulativos en los ingresos y la creciente competencia llevarán a una bajada de los precios, lo que obligará a los bancos a incrementar su rendimiento y encontrar nuevas fuentes de ingresos.

Es que, al prepararse para la SEPA, la cuestión de mitigar costes y conservar la rentabilidad resulta crucial. “La capacidad para maximizar los índices de procesamiento automático o STP (reduciendo la gestión de excepciones mediante BPM basada en reglas) seguramente tenga un gran impacto en los costes operativos”, explicó Jeremy Payne.

«La ventaja respecto a un enfoque de BPM más convencional es que las soluciones basadas en reglas no incrustan la lógica empresarial y los puntos de integración, sino que emplean reglas de proceso y decisión flexibles para soportar los cambios. Por ello, una solución software basada en reglas puede volver a utilizar procedimientos y medidas comunes en toda la empresa, y soportar a la vez las prestaciones y la especialización características de cada banco, además de proporcionar una respuesta totalmente personalizada en beneficio tanto de la empresa como del cliente», concluyó Payne.

La experiencia de Pegasystems ha demostrado que los sistemas de BPM flexibles basados en reglas proporcionan mejoras de más del 30% en las eficiencias de los procesos de negocio, lo que se traduce directamente en un mayor ahorro en costes y en la mejora del servicio.

Por admin