Con la puesta de largo de las Suites BPM, se hace necesario distinguir conceptos, recuperar también a viejos amigos… porque una cosa es un BPM y otra el software especializado en crear y gestionar las Reglas de Negocio (Business Rules Managemen Systems – BRMS): compañeros de viaje con identidades distintas.

Para empezar señalar que los BRMS han visto reverdecer su atractivo gracias a la pujanza del BPM. En el artículo encontramos frases que nos ayudan a reflexionar, tan interesantes como ésta: «Si las reglas de negocio fundamentan cualquier negocio, entonces los procesos son, en cierto sentido, la encarnación material de esas reglas.»

¿Dónde nos encontramos problemáticas relacionadas con políticas y reglas de negocio?. Ejemplos bien claros son las aseguradoras o los hoteles. En el artículo se nos explica el porqué de un BRMS como la solución más adecuada. Pero también lo señala muy aplicable cuando lo que se necesita es flexibilidad para cambiar estas reglas o políticas.

La articulista, además, analiza la evolución y puesta al día de estas tecnologías, que por fuerza tienen que responder y cumplir con la exigencia actual de alinear tecnología y negocio.

Por admin