IBM ha anunciado la finalización de un nuevo software cuyo objetivo es el de mejorar la gestión de los procesos de negocio en entornos de computación distribuida. BPEL Tracking for Tivoli Monitoring for Transaction Performance ofrecerá a los clientes de IBM una visión única de sus procesos de negocio, así como herramientas que permitan la localización de problemas dentro de una determinada reclamación u orden de compra procesada por un aplicación.

Según IBM, la idea detrás de este nuevo software es la de hacer ahorrar tiempo y dinero utilizando un enfoque BPM basado en una arquitectura orientada a servicios (SOA). IBM ha manifestado utilizar este tipo de arquitecturas como modelos que permiten reutilizar activos tales como código para que las aplicaciones puedan comunicarse y trabajar conjuntamente.

Como los diferentes procesos muestran diferentes rendimientos, disponibilidad y tiempos de respuesta, la nueva herramienta es capaz de ejecutar diferentes políticas que se acomoden y monitoricen diferentes tareas dentro de una cadena de provisión. Por ejemplo, un programador puede escribir una política de monitorización que vigile el proceso de reclamación en una compañía de seguros y crear una política diferente para la vigilancia del proceso de préstamos personales, de manera que ambas políticas funcionen de manera independiente una de otra.
Según responsables de IBM, este beneficio supone una mejora notable respecto a anteriores gestores de proceso de negocio en ordenadores en red, ya que en éstos no resulta fácil encontrar la relación entre los problemas surgidos en las transacciones de IT y los procesos de negocio concretos que soportan, dificultando la priorización a la hora de resolver estos problemas.

Algunas otras desarrolladoras de software, tales como Microsoft, BEA Systems, Oracle, o Computer Associates desarrollan en la actualidad productos para la simplificación o la reducción del coste de la computación compartida.

Por admin