¿Qué esperan las empresas de un BPM? Mejorar sus operaciones, llevar lo antes posible un producto al mercado, innovar, monitorizar y cumplir con las leyes (compliance)… pro también, en la mayoría de los casos nos encontraremos con una integración (EAI) con los sistemas ya existentes: ERPs, CRMs, PLMs, SCMs…

Muchos son los beneficios que presenta el BPM

Interesante documento, donde se enumeran las buenas prácticas y los errores comunes que se deben y pueden evitar cuando se desarrolla un sistema de BPM.

Y eso es así porque el autor nos desvela que el éxito de un primer proyecto BPM tiene un efecto llamada, donde todos los ejecutivos desean poner sus procesos en marcha y cuanto antes. Algo que origina una situación nueva, un colapso, donde la necesidad pasa a ser la rápida implantación y una ágil remodelación dinámica de una gran demanda de procesos.

Y es que parece un secreto a voces el «fracaso» del ciclo habitual de desarrollo de aplicaciones, las cuales siempre acaban siendo percibidas como no actualizadas por los usuarios de negocio. Ni el extreme programming ha podido resolver esta situación y el proceso de toma de requerimientos, análisis, codificación, prueba y maduración de una aplicación se vuelve tedioso, inefectivo, sobre todo a la luz de que los requerimientos cambian, sea por causas externas o por toma de consciencia de que se pueden pedir nuevas o mejores funcionalidades por parte de los usuarios de negocio.

Y es que la gran verdad es que LOS PROCESOS CAMBIAN, porque hay que innovar, competir. Y el tiempo es oro.

Normalmente el usuario no sabe todo lo que quiere, pero si el 40% que es crítico. La aplicación nace para ser cambiada y para ir mejorando. Y esos cambios se demandan por la interacción de un amplio elenco de participantes: analistas de negocio, usuarios finales, etc.

Así que el autor nos marca las pautas para que esto se haga de una manera iterativa y, a la vez, coordinada. El gestor BPM tiene que ayudar ahí, manejarse bien con la modelización y ser capaz de hacer fácil la presentación. Modelar se hace para entender los procesos y deliberarlos, no para elevar requerimientos para su posterior codificación.

En el fondo un buen BPM tiene que ser capaz de generar buenas simulaciones, para poder averiguar cómo en la teoría se consigue el proceso más eficiente.

Adelantamos algunos detalles que aconseja:

  • Definir bien las métricas y tener un BPM que permita realmente monitorizar el rendimiento de los procesos.
  • Una vez superada la fase piloto,cuando existen organizaciones complejas y muchos procesos a tratar, erigir un CoE – BPM Center of Excellence. El equipo BPM necesitará un lenguaje común, métodos y conocimiento compartido. El CoE debería encargarse de esto.

Lea este documento y obtendrá un buen criterio para implantar y explotar un BPMS.

Por admin