La energía y el valor indudables de la tecnología como facilitador de la eficacia de proceso tienen que ser equilibrados contra el peligro de que la IT se convierta en una camisa de fuerza, en un inhibidor de la agilidad de proceso. La falta de una estrategia clara puede dar lugar a la falta de incorporación a los sistemas.

En este documento se trata el papel del implante de BPM como impulsor de la empresa y la tecnología como un recurso de la eficiencia de los procesos

Por admin