Tradicionalmente al implementar un software de negocios en las empresas se hace hincapié en la funcionalidad y en otros aspectos como la integración de sistemas, reportes y gestión de workflow.

En normal que haya presión desde el negocio para que estos procesos nombrados anteriormente se integren en un proceso corporativo de gestión de negocios (BPM). El objetivo final es reducir al mínimo el número de interacciones manuales en cada de proceso, aumentando el rendimiento de procesamiento de las transacciones de negocio. Al mismo tiempo, se busca tener una mejor visibilidad de los datos de los procesos y más flexibilidad en el modelado y optimización del workflow.

En este artículo Aberdeen Group analiza dos procesos en los cuales tradicionalmente están enfocados los sistemas BPM: integración y workflow.

Acceda al artículo en inglés a través del archivo adjunto.

Por admin